14/Ago/2018
Martes, 14 de Agosto de 2018

Ocho escondites muy especiales para soñar y perderte en la naturaleza de Costa Rica

Ocho escondites muy especiales para soñar y perderte en la naturaleza de Costa Rica

CAPITÁN SUIZO

No le faltan premios a este hotel boutique situado en la misma playa de Tamarindo, una de las más afamadas para el surf de la costa del Pacífico. A la isla El Capitán, que queda frente a él, debe su nombre, pero también a la familia propietaria, de origen suizo, cuya idea era crear un hotel de playa de ambiente familiar donde disfrutar de la naturaleza. Entre exuberantes jardines tropicales se encuentran sus 35 habitaciones, algunas de ellas bungalows, pero también su spa. Los masajes escuchando el suave murmullo de las olas, las cenas a la luz de las velas en su restaurante,  ubicado en la misma playa, donde tomar las verduras cultivadas en su huerto ecológico o las atenciones de sus empleados, siempre locales, reflejan su compromiso con los huéspedes y con los costarricenses.

FLORBLANCA

A orillas del Pacífico y salpicadas en una selva tropical virgen entre dos de las mejores playas de la península de Nicoya se esconden las siete pequeñas villas privadas de Florblanca (florblanca.com). Si ya es una experiencia alojarse en ellas, con sus baños al aire libre y sus áreas chill-out, no lo es menos cabalgar sobre las olas, galopar a caballo a través de kilómetros de playas, darse un baño en su piscina, hacer yoga al aire libre, apuntarse a la comida fresca y saludable o dejarse mimar con un tratamiento relajante o rejuvenecedor en su impresionante spa Bambú.

LAPA RÍOS

Mucho antes de que se establecieran los pilares del turismo sostenible, John y Karen Lewis concibieron Lapa Ríos (laparios.com) como un proyecto cuyo objetivo fuera proteger su entorno. Hoy en día, este albergue de 17 bungalows en el corazón salvaje de la Península de Osa conserva más de 400 hectáreas de bosque primario y secundario, y ayuda en el desarrollo de la comunidad local. Aquí los huéspedes disfrutan haciendo caminatas interpretativas, observando aves, con tours de sostenibilidad y, si no faltan aventuras, tampoco relajación y serenidad. El estrés desaparece al oír  el canto de las guacamayas rojas y los tucanes, darte una ducha al aire libre, ver la puesta de sol sobre el golfo Dulce desde una hamaca de ganchillo…

LATITUDE 10º

Cuando los viejos amigos Bob Florsheim y Rick Hughesllegaron a Santa Teresa, lo que tenían en mente era construir un lugar de veraneo en la playa para los más cercanos. Un lugar secreto, escondido en la selva, que fuera un refugio de lujo en armonía con la naturaleza que lo rodea. Por la noche, los invitados debían explorar los terrenos con antorchas, las casitas debían iluminarse solo con la luz de las velas, los caminos de adoquines conectaban cada casita y se unían en un espacio común donde compartir historias durante la cena y en la piscina. Este refugio es Latitude 10º (latitude10resort.com), un pequeño y romántico hotel de solo seis casitas escondidas entre los árboles donde sentirse como en casa pero a dos pasos del océanos.

PUNTA ISLITA

Reconocido entre los mejores resorts de playa de lujo ecológico de Costa Rica, Punta Islita (hotelpuntaislita.com) es un lugar único en la costa de Guanacaste. Sesiones de arte, clases de cocina, paseos a caballo, tirolinas, vistas al océano, piscina de borde infinito, sabores locales en sus dos restaurantes, habitaciones y villas de exquisito gusto y con piscinas... De nada se priva este hotel, que es, además, sostenible y apoya la conservación de la vida silvestre, la reforestación y la cultura local y el empleo local.

EL REMANSO LODGE

Escondido en la selva tropical más remota, sobre una playa aislada y salvaje, El Remanso Lodge (elremanso.com) forma parte del Refugio Nacional de la Península de Osa, que acoge uno de los bosques naturales primarios de mayor biodiversidad del mundo.  Pionero en prácticas sostenibles en este entorno, aquí se viene a disfrutar de unas vacaciones naturales a fondo, respirando la fresca brisa marina y admirando la vida en todos sus rincones: en la interminable playa desierta, a través de los senderos que recorren la reserva natural en busca de sus tesoros botánicos o en sus encantadoras habitaciones, algunas de ellas villas con piscina que son todo un lujo añadido.

FINCA ROSA BLANCA

En medio de una plantación de café del Valle Central de Costa Rica, este alojamiento para eco viajeros brinda una experiencia que combina lujo y sostenibilidad con multitud de actividades, desde tours cafeteros a clases de cocina típica tica. Finca Rosa Blanca Coffee Plantation Resort (fincarosablanca.com) es fruto del trabajo de tres generaciones de la familia Jampol, que apuesta por la cultura, el entorno y las comunidades locales. Se refleja en las obras de arte que decoran sus estancias, en el paisajismo tropical que rodea sus construcciones, en su cocina de fusión latina, en sus habitaciones con terrazas asomadas al verde valle y a los volcanes, en sus jardines tropicales con fuentes y cascadas…

VILLA CALETAS

No es solo su ubicación en la exuberante selva tropical lo que hace de Villa Caletas (hotelvillacaletas.com) un lugar tan especial, es también su diseño, su decoración, su restaurante, su playa privada, su infinity pool… La experiencia de alojarse en este lujoso hotel boutique situado sobre la vibrante costa del Pacífico Central es inolvidable, porque resume elegancia romántica y lugares únicos. Hay infinitas formas de disfrutar, desde descansar en una de sus exquisitas suites y villas a una cena íntima a la luz de las velas bajo el cielo. En sitios así, ¿a quién no le dan ganas de declararse a su pareja?

Fuente: Hola.

En esta sección
Comentarios