18/Jul/2018
Miércoles, 18 de Julio de 2018

El mundo oculto de los viajes VIP

¿Cómo son las vacaciones de este pequeño porcentaje de la población? ¿A qué se dedican? ¿Dónde y en qué gastan el dinero? Te lo desvelamos

El mundo oculto de los viajes VIP

Mientras la mayoría de la gente tiene que acortar o hacer desaparecer sus vacaciones porque no llega a fin de mes, hay un pequeño porcentaje de la población que viaja a todo tren. Son los millonarios, y —aunque parezca que son pocos— suman, actualmente, 17,9 millones de personas en todo el mundo, un 8% más que el pasado año, según un estudio de The Boston Consulting Group.

Entonces ¿cómo son las vacaciones de este pequeño porcentaje de la población? ¿A qué se dedican? ¿Dónde y en qué gastan el dinero? En 'Love Exploring' lo han revelado. Recogemos lo más destacado en diez claves:

1) Usan terminales exclusivas

Al tomar un vuelo, a los VIP se les ofrece zonas libres de colas y de paparazzis. En algunos aeropuertos importantes ni siquiera tendrán que poner un pie en las terminales. Serán llevados a la aeronave en un automóvil conducido por un chófer. Una de las ofertas más exclusivas es The Private Suite, del aeropuerto de Los Ángeles, que se lanzó el año pasado para atender a sus numerosas llegadas de primera.

Los huéspedes que lleguen a la terminal de pasajeros exclusiva de LAX tienen su propia habitación para relajarse mientras esperan a que despegue su avión (bien abastecido con comida, vino y refrescos de alta calidad, por supuesto). Disfrutan de un control de seguridad privado, un servicio de puerta a avión y se ocupan de todo su equipaje. Un total de ocho miembros del personal atienden a cada millonario. El servicio cuesta 3.000 dólares por grupo, y cubre hasta cuatro personas.

2) Siempre viajan en primera clase

Una vez a bordo, los VIP siguen siendo tratados de diez. Camas dobles, pijamas de diseñadores y cocina con estrellas Michelin... convierten el viaje en toda una maravilla. The Residence de Etihad lo lleva a un nivel más alto. Es la primera cabina privada del mundo que tiene habitaciones en un avión comercial para pasajeros, quienes además disfrutan de una sala de estar, un dormitorio doble y un baño en la suite. También tienen su propio mayordomo entrenado en Saboya para satisfacer todos sus caprichos.

3) Tienen personal a su servicio

Después del aterrizaje, los VIP son recibidos en la puerta y llevados a un salón privado para refrescarse mientras otros recogen su equipaje. Incluso si el aeropuerto no tiene un área VIP específica, muchos hoteles exclusivos mandan a su personal al aeropuerto para recibir a los exclusivos huéspedes.

4) Suelen ir en jet privado

Si son ricos MUY ricos, se moverán en jet privado. Este llega 20 minutos antes de cualquier hora acordada, se puede fumar a bordo si así se desea (aunque puede incurrir en una fuerte tarifa de limpieza) y puede hacer lo que se quiera dentro del mismo. Los pasajeros de aviones privados todavía están sujetos a controles de aduana y seguridad, aunque se realizan a bordo.

5) Hacen safaris glamurosos

Los safaris son un gran favorito de las celebridades, los líderes mundiales y la realeza que se alojan en campamentos pequeños y exclusivos como Beyond Sandibe Okavango Tented Camp en Botswana. Con guías privados y acceso especial a increíbles experiencias garantizadas, estos safaris cuestan 70.000 dólares por persona.

6) Entran a los hoteles por otra puerta

Igual que en el avión, los viajeros de élite esperan un servicio premium, al llegar a los hoteles, haciendo uso de entradas VIP privadas y check-ins. La mayoría de los hoteles de cinco estrellas tendrán algún tipo de entrada independiente, ya sea a través de un aparcamiento subterráneo o una residencia separada que se adjunta al hotel. A menudo habrá una opción para el check-in en un piso privado o salón VIP, y algunas suites incluso incluyen ya de por sí un mayordomo para deshacer las maletas y colocar cada cosa en su sitio.

Estas suites son bastante caras. The Villa, una muy famosa de The Nobu Hotel, en Las Vegas, cuesta 35.000 dólares por noche. La habitación cuenta con una pantalla plana de 90 pulgadas, una mesa de billar, una gran terraza y un amplio comedor. Los huéspedes tienen acceso a todas las comodidades exclusivas de Nobu, disfrutan de un servicio VIP y obtienen asientos prioritarios en el restaurante.

7) Islas privadas

Cuando se trata de privacidad, serenidad y exclusividad, las celebridades y la realeza adoran las islas. La de Necker de Sir Richard Branson es uno de los escondites más famosos, ya que ha alojado ya a decenas de famosos, como los Obama. Por lo general, se reserva de forma exclusiva. La isla tiene capacidad para 34 personas, más seis niños, con instalaciones que incluyendos canchas de tenis y una tirolesa de casa en la playa.

Algunas islas exclusivas como Velaa son también muy solicitadas por su privacidad: el retiro exquisito en el famoso lugar de vacaciones de las Maldivas es una zona libre de drones, por lo que no hay necesidad de preocuparse por cotillas indeseados. Las Seychelles también son muy recurridas. Allí han viajado recientemente los duques de Cambridge y George Clooney y su mujer, Amal Alamuddin, quienes celebraron su luna de miel.

8) Tienen acceso exclusivo a lugares

El viajero más VIP no quiere solo que le mimen. También quiere ir a lugares de difícil acceso o bastante desconocidos. El millonario organiza regularmente excursiones de compras privadas, degustaciones privadas de viñedos y cenas de lujo en los mejores restaurantes del mundo, en los que los huéspedes pueden conocer al chef.

9) Jornadas de esquí de lujo

En invierno, las celebridades acuden a las estaciones de esquí más exclusivas del mundo. La cartera de lujosas y elegantes cabañas de Ultimate Luxury Chalets atrae a personas de alto patrimonio. Suelen alojarse en el Chalet Edelweiss, de ocho habitaciones, en el deslumbrante complejo francés de Courchevel. Tiene una sala de esquí que comunica directamente con la pista de Bellecote

Después de un ajetreado día en las pistas, la exclusiva planta de spa del chalet, completamente dotada de personal, relajará a los huéspedes. Cuenta con un gimnasio de última generación, sala de masajes doble, piscina con jacuzzi y sauna.

También hay pistas de esquí privadas, para aquellos ricos que odian hacer cola para los remontes.

Fuente: El Confidencial.

 

 

 

En esta sección
Comentarios