19/Oct/2018
Viernes, 19 de Octubre de 2018

SAN JUAN DE GAZTELUGATXE

Gaztelugatxe, un paraíso unido a la tierra con una ermita de hace mil años

Gaztelugatxe, un paraíso unido a la tierra con una ermita de hace mil años

A primera vista, San Juan de Gaztelugatxe parece uno de los lugares más recónditos y remotos de la Tierra. Cientos de escaleras de piedra y un sinuoso puente medieval conectan esta inquietante isla española con el continente. Conocida como "Rocadragón" en la serie Juego de Tronos, ha conquistado el corazón de muchos turistas y seriéfilos por su encanto singular.

Localizado en Bermeo, en la costa de Bizkaia, 35 kilómetros al este de Bilbao es un espacio catalogado y protegido. Una pequeña y bella isla rodeada por mar, acantilados y playas salvajes coronada en su punto más alto por una pequeña ermita dedicada a San Juan Bautista. La isla está conectada a la costa de Bizkaia por un puente de piedra y un estrecho camino de 241 peldaños a través de los cuales aparecen señaladas las  estaciones del Vía Crucis, las catorce estaciones del camino que hizo Jesucristo hacia la cruz. Un lugar de profunda espiritualidad y de reflexión. Perfecto para visitar en las vacaciones de Semana Santa.

La ermita actual no es la original. A lo largo de los siglos ha tenido que ser reconstruida en múltiples ocasiones a causa de batallas, asedios de piratas e incendios. Se cree que la primera ermita fue erigida en el siglo IX.

En el s. XI San Juan de Gaztelugatxe se convirtió en convento, más tarde fue utilizado como baluarte contra el rey de Castilla, Alfonso XI e incluso se dice que la Inquisición encerró a los acusados de brujería en sus cuevas. Debido al deterioro de los años, en 1978 tuvo que ser demolida para ser de nuevo magníficamente reconstruida en 1980. Desgraciadamente, durante la demolición, todos los objetos encontrados, como pueden ser monedas o bolas de cañón, fueron lanzados al agua.

Sentada frente a la costa vasca de España, la pequeña isla de Gaztelugatxe probablemente sería otra pequeña isla que quedó fuera de los mapas y casi olvidada, de no haber sido por el fantástico puente de piedra y los famosos escalones que conectan su única ermita con el continente.

El antiguo puente y las cientos de escaleras que conducen a la iglesia siguen siendo una atracción turística popular y se puede acceder por un camino  bien cuidado. La ermita también se puede visitar, y la leyenda dice que después de subir la vieja escalera, los visitantes deben pedir un deseo.

En esta sección
Comentarios