23/Sep/2018
Domingo, 23 de Septiembre de 2018

'El hombre que mató a Don Quijote': todas sus localizaciones

'El hombre que mató a Don Quijote': todas sus localizaciones

Castillo de Oreja (Toledo)

Wikimedia Commons con licencia CC

Castillo de Oreja (Toledo)

El rodaje arrancó el lunes 6 de marzo de 2017 y duró doce semanas y tres días. Cerca de Aranjuez, a una hora de Madrid, en la localidad toledana de Ontígola y junto al pueblo abandonado de Oreja se alza este castillo en ruinas. Allí transcurrieron los cinco primeros días registrándose hasta cuatro escenas, entre ellas ésa en la que Toby (protagonista interpretado por Adam Driver, al que conocemos por ser el malo de la nueva trilogía Star Wars) encuentra unas monedas de oro en el cadáver de una mula.

Talamanca de Jarama (Madrid)

Wikimedia Commons con licencia CC

Talamanca de Jarama (Madrid)

Al contrario que en el año 2000, todo fue como la seda y la grabación transcurrió sin incidentes. La segunda semana el equipo se trasladó hasta este municipio del norte de Madrid, donde se rodarían las escenas de la posada en las que aparecen los actores españoles Rossy de Palma (que ya estaba entre el elenco original del 2000 como la esposa del granjero y que no dudó en repetir) y Sergi López (que da vida al granjero en cuestión).

Castillo de Almonacid (Toledo)

Getty

Castillo de Almonacid (Toledo)

Visible desde decenas de kilómetros gracias a su privilegiada posición se alza el Castillo de Almonacid de Toledo, edificación de origen musulmán a unos 20 kilómetros de Toledocapital. La tercera semana de grabación transcurrió entre sus ruinas para filmar la escena del Caballero de los Espejos. Así lo recuerda el propio Terry Gilliam: “Fue una de las primeras localizaciones que vi cuando planeaba hacer la película, en 1990 más o menos. Es una mezcla de arquitectura cristiana y mora, así que encaja muy bien en el mundo que intentamos crear”.

Monasterio de Piedra (Zaragoza)

Getty

Monasterio de Piedra (Zaragoza)

En Perdidos en La Mancha ya pudimos ver a Johnny Depp (quien iba a interpretar originalmente a Toby) actuando frente a una de las cascadas del Monasterio de Piedra para tranquilizar a los inversores de la película. Esta vez la cascada sirve para inmortalizar el reencuentro diez años después de Toby (ahora Adam Driver) y Angélica (interpretada por la actriz portuguesa Joana Ribeiro). Él era un cineasta soñador que grabó su propia versión de El Quijote en un pequeño pueblo, y ella su Dulcinea. Ahora él es un publicista engreído y ella una prostituta.

Gallipienzo (Navarra)

Getty

Gallipienzo (Navarra)

Este pueblo se encuentra sobre un monte al norte de Las Bardenas Reales, donde tan mala suerte tuvieron en el rodaje del 2000: no dejaron de sobrevolarles F-16 rompiendo el silencio, les cayó contra todo pronóstico una tormenta que acabó en riada destrozando parte del equipo y el actor Jean Rochefort (quien iba a ser el don Quijote original, sustituido ahora por Jonathan Pryce) enfermó y tuvo que abandonar el rodaje para no volver.

Esta vez Gallipienzo ha servido para convertirse en el pueblo de Los Sueños. El primer día de grabación apareció una tormenta amenazante en el horizonte, trayendo de vuelta los demonios del pasado, tal y como cuenta el director de fotografía Nicola Pecorini, presente también la vez anterior: “Estábamos en la cima de una montaña mirando el pueblo y esas nubes negras provenientes de Las Bardenas empezaron a descargar. Por suerte, como estábamos en una cima, no había riesgo de riada. De hecho, un rayo impactó en una torre eléctrica a un kilómetro de distancia y el pueblo se quedó sin luz. Debo darle las gracias al jefe de localizaciones que fue en persona hasta allí para volver a conectar el fusible”.
Villacastín (Segovia)

iStock

Villacastín (Segovia)

Villacastín se encuentra junto a la carretera de La Coruña (A-6), justo donde hay que tomar la salida si queremos ir a Ávila capital por la AP-51. En sus inmediaciones, Terry Gilliam encontró su siguiente localización en una cresta llena de turbinas de viento, tal y como apunta: “Cuando buscaba localizaciones hace años, recuerdo estar conduciendo por la autovía desde Madrid a Ávila y ver estas hermosas montañas.

Unos años más tarde, en otro intento de hacer la película, de repente ya no eran montañas sino colinas. Esas máquinas gigantescas habían destrozado por completo la escala de lo que mirábamos. Así que tuve la idea de colocar un viejo molino español allá arriba, entre las modernas turbinas, para crear el decorado del anuncio que dirige Toby”.

Convento de Cristo, Tomar (Portugal)

Adobe Stock

Convento de Cristo, Tomar (Portugal)

La única incursión en nuestro país vecino fue para rodar la fiesta en casa de Alexei (oligarca ruso interpretado por Jordi Mollá), tanto interiores como exteriores. El lugar elegido fue el Convento de Cristo, fundado por los caballeros templarios en el siglo XII y patrimonio universal de la UNESCO. Las escenas interiores, filmadas de noche, fueron las más difíciles técnicamente de todo el rodaje. Allí se grabó también la quema de la efigia de Santa Catártica.

Para Amy Gilliam, hija mayor de Terry y su productora habitual, fue toda una catarsis: “Cuando quemamos a Santa Catártica fue un momento muy emotivo. Sabíamos que nos acercábamos al final del rodaje, y fue algo simbólico de las luchas y pesadillas respecto de estos últimos 18 años”.

Castillo de Viñuelas (Madrid)

Castillo de Viñuelas (Madrid)

De vuelta a España, el rodaje pasó tres días en este castillo ubicado a 20 kilómetros de la capital, dentro del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. En él se grabaron las escenas del hotel: el restaurante, las habitaciones y el pasillo. Dentro del restaurante, el diseñador de producción Benjamín Fernández construyó un baldacchino bajo el cual veremos actuar a la bailarina y su compañía.

Fuerteventura (Islas Canarias)

 

Fuerteventura (Islas Canarias)

Para las últimas localizaciones exteriores se fueron hasta las Canarias, donde estuvieron ocho días filmando varias escenas, entre ellas la pelea con los gigantes. La elección de la isla fue gracias a su paisaje duro y árido, según señala el propio Gilliam: “Fuerteventura es muy desolador, y es todo volcánico, así que tiene unas estructuras muy negras, muy grandes y parecen peligrosas. Casi como un extraño dragón en el paisaje, porque la tierra ha sido desgarrada por erupciones volcánicas y lava.

Es un contraste maravilloso con el monasterio, que era todo verde y exuberante. Das la vuelta a una esquina, ¡y estás en el desierto!”. La filmación acabó en Madrid pero ya en interiores, grabando tres días en un estudio tomas como la de la cámara entrando en la boca del gigante. El miércoles 31 de mayo de 2017 el rodaje se terminó zanjando la maldición. Este viernes, 2 de junio se estrena la película en cines españoles.

Fuente: Traveler.

En esta sección
Comentarios