19/Nov/2018
Lunes, 19 de Noviembre de 2018

La piscina más espectacular del mundo estará en Copenhague

La piscina más espectacular del mundo estará en Copenhague

Papirøen, también conocida como Christiansholm o, para entendernos, el islote de 29 kilómetros cuadrados separado por las aguas del puerto de Copenhague del Teatro Real Danés, junto al pintoresco canal de Nyhavn, cambia de piel.

christiansholm-island-copenhagen-inner-harbour-cobe_dezeen_936_0

Hasta el diciembre pasado, la isla de papel (eso significa su apelativo, ya que la Asociación de la Prensa danesa almacenó en sus hangares durante medio siglo el papel para imprimir) se reveló como un fantástico experimento social, protagonizado por su mercado con puestos de comida callejera, pero también gracias al excelente centro de ciencia Experimentarium, la galería Copenhagen Contemporary y las oficinas de la élite cultural de la ciudad.

Su ubicación es perfecta. Queda cerca de la ciudad libre de Christiania, entre la Ópera de Henning Larssen y el local del que fue el mejor restaurante del mundo, Noma, que ahora ocupa un también recomendable Barr. Su ambiente desenfadado e industrial hasta ahora no sólo era contrapunto al Copenhague elegante e histórico que pivota en torno al palacio Amalienborg, sino literalmente una atalaya perfecta para contemplar todo su esplendor.

Pero aquel proyecto era temporal y, de hecho, ya es pasado. Su futuro, recién anunciado, es incluso más prometedor. Y es que en 2021 abrirá sus puertas el llamado Vandkulturhus o Casa de la Cultural del Agua, el proyecto presentado por los japonenes Kengo Kuma y Asociados junto con el estudio danés Cornelius Vöge, los ingenieros de Søren Jensen, asistidos por el también arquitecto Niles Sigsgaard. Su propuesta se impuso entre las de pesos pesados patrios como BIG, el estudio de Bjarke Ingels, que se presentaba junto con COBE, arquitectos que, por cierto, tienen aquí su sede y ganaron, ya en 2016, el plan maestro de la isla.

El proyecto de Kengo Kuma y Cornelius Vöge incluye instalaciones de ocio y y sedes para clubes y asociaciones de deporte, así como un serie de piscinas interiores y exteriores -éstas últimas superarán a las que la ciudad ya tiene en Islands Brygge, felizmente exportadas a Oslo- entrelazadas de un modo realmente novedoso y original.

"Estamos tremendamente orgullosos de formar parte del proyecto de la Casa de la Cultura del Agua", explica a EL MUNDO VIAJES Dan Cornelius, dueño del estudio Cornelius Vöge con sede en Roskilde. "Creemos que nuestro equipo ha triunfado a la hora de crear un edificio único que toma lo mejor de la cultura del agua japonesa y lo mezcla con la luz y la textura nórdica. Es un proyecto que prácticamente crece del contexto histórico del puerto de Copenhague, de los frontones monolíticos de los antiguos almacenes y del material tradicional danés del ladrillo", añade.

Aplaudido por la espectacularidad de sus volúmenes y su fachada múltiple, su diseño resalta la importancia del agua en la historia, la cultura y la vida urbana de Copenhague. Serán aproximadamente 5.000 metros cuadrados definidos por el agua en sus condiciones diversas -como vapor, flujo y reflejo de luces y sombras- y ", por supuesto, su relación con el cuerpo humano", prosigue Cornelius, que aspiran a ofrecer experiencias, y no a ser un mero edificio.

"Distintas piscinas de diferentes tamaños, temperaturas y relaciones con el exterior, permitirán que el frío clima nórdico y las azoteas del edificio creen una escenografía única para las piscinas calientes del exterior", concluye el arquitecto sobre el proyecto estrella de Papirøen, donde también se darán cita viviendas emplazadas sobre espacios públicos, versátiles e informales, que permitan perpetuar la vibrante cultura urbana de la que hasta ahora habían disfrutado residentes y turistas.

Mientras llega, quien busque el antiguo mercado gastronómico lo encontrará en Refshaleøen, el astillero justo enfrente de La Sirenita. Llamado a ser el nuevo centro de recreo creativo de Copenhague, se convirtió en lugar de peregrinación para foodies en 2016 cuando abrió el restaurante AMASS, el oasis urbano donde triunfa la filosofía orgánica del chef californiano -ex jefe de cocina de Noma- Matt Orlando.

Fuente: El Mundo.

 

En esta sección
Comentarios