18/Oct/2018
Jueves, 18 de Octubre de 2018

¿Qué tienen estos dulces para que haya noruegos que viajan hasta Suecia para comprarlos?

¿Qué tienen estos dulces para que haya noruegos que viajan hasta Suecia para comprarlos?

La tienda de dulces Gottebiten, en la ciudad fronteriza de Charlottenburg, al suroeste de Suecia, es una tienda diseñada casi exclusivamente para que los noruegos compren estos productos a precios más bajos que en su país.

¿Por qué se ha disparado este tipo de compras? Este fenómeno ha sido el resultado, en gran parte, por el incremento de los impuestos que se aplica a los dulces y bebidas azucaradas en Noruega.

A todas las bebidas azucaradas, incluidas aquellas que se hacen llamar ‘light’ y que están compuestas por ingredientes como los edulcorantes artificiales, se les impone un añadido de unos 0,6 dólares americanos por litro.

Además, todas las golosinas y el chocolate, los chicles y las galletas dulces ahora tienen un impuesto de casi US$5 por kilogramo.

De este modo, para los noruegos más adictos al azúcar viajar hasta Suecia, donde no existe un impuesto al azúcar y los productos son por lo general más baratos, resulta un gesto de ahorro total, gracias a los acuerdos aduaneros con la Unión Europea.

La tienda Gottebiten, con sus 3.000 metros cuadrados, es un templo de las golosinas.

La selección de dulces abarca el equivalente a cinco pasillos de un supermercado y los clientes los recorren con cucharas de plástico en las manos para meter la mercancía en bolsas y otros recipientes.

Otro habitáculo de la tienda está lleno de latas de bebidas gaseosas, que los visitantes, el 95% procedentes de Noruega, según las cifras de los dueños del establecimiento, acumulan en carritos de la compra.

En esta sección
Comentarios